Desarrollo y mantenimiento de sitios en Internet, en Saltillo, Coahuila. México.

   Inicio < Opinión...es < De Rebote < Cambia la geografía del narcotráfico en México (Parte II)
 
 
Cambia la geografía del narcotráfico en México (Parte II)



   De Rebote
8 de mayo de 2017


Cambia la geografía del
narcotráfico en México (Parte II)
La preocupación por el recrudecimiento de la violencia en este año se suma a la posible inestabilidad social con la que se jugará en 2018 la Presidencia de la República.

Como si fuera un acto de magia, la violencia que acompañó a México de 2006 a 2012, traída de la mano de Felipe Calderón y su deseo por legitimizar su sexenio con el apoyo de las Fuerzas Armadas, en su afán de enfrentar uno de los problemas que aqueja a México y que lo hacía de manera “sigilosa” y contenida.

Sin embargo, el narcotráfico ha sido uno de los cánceres más grandes que el país ha sufrido. Es uno de los alimentos de la corrupción y la impunidad. No se puede olvidar que desde 1939 Lázaro Cárdenas pensó en legalizar los narcóticos -y lo hizo durante unos meses- como parte de una política pública que hoy se vuelve a discutir con pinzas con temor a una reprimenda del Tío Sam.

Tampoco se puede obviar el hecho de que los “agricultores” crecieron a sus anchas ante la ineficiencia de los políticos por proteger industrias como la agroalimentaria -lo que llevó a que muchos de los campesinos optaran por sembrar otros productos, que en el mercado se pagan muy bien, sin importar que sea ilegal-. La desigualdad también figura en esta premisa.

Sería inaudito olvidar a los grandes cárteles y a sus líderes, quienes ahora y como si fuera una casualidad fueron liberados para tener arresto domiciliario o simplemente esfumarse de las autoridades por si intentaban recapturarlos. Ahí están Rafael Caro Quintero y Ernesto Fonseca como referencias directas al sexenio de Enrique Peña Nieto.

También están las pugnas y la relación política de los narcotraficantes con los partidos, candidatos e incluso ahora alcaldes, gobernadores y diputados, en específico las recientes investigaciones a ciertos exfuncionarios han arrojado que el compadrazgo entre las transas institucionales y las del hampa han estado vinculadas en todas las esferas del poder.

Resultaría un error garrafal dejar pasar por alto los enfrentamientos de los cárteles en los años 90 y muchos otros elementos que han configurado a un monstruo con muchas bocas, brazos tentáculos y recursos que ahora no se puede enfrentar tan fácilmente.

Sin embargo, en el sexenio de Enrique Peña Nieto las estadísticas e índices de violencia mostraron un México totalmente distinto, donde se pudo respirar “cierta paz”. La situación se vio reflejada principalmente en el norte del país, donde los cárteles limaron ciertas asperezas y se logró una especie de “paz armada”, donde todos trabajaron en silencio una vez más.

La supuesta calma no redujo las cifras de homicidios, pero si las hizo más difíciles de ver. La opacidad llegó una vez más, pero la situación ha mostrado que los niveles se incrementan y que tarde o temprano, la administración de Peña Nieto en materia de seguridad -tanto en manejo de recursos como cifras de homicidios, personas desaparecidas y delitos de alto impacto- se darán a conocer.

El problema es que México está lleno de “casualidades”. Justo cuando el panorama electoral rumbo a 2018 comienza su fase de planeación y los primeros trazos nos dejan ver quienes serán los aspirantes a la Silla Presidencial, la violencia se convierte una vez más en “moneda de cambio” para la propaganda política.

El resurgimiento de enfrentamientos, las tensiones entre los cárteles, la atomización de grupos criminales en microcélulas por todo el país y muchos elementos más se ven traducidos en el resurgimiento esa inestabilidad que los partidos aprovechan para lanzarse acusaciones de corrupción, tratos con criminales e incluso la amenaza “disfrazada” a la población de que si usan su voto ponen en riesgo su propia seguridad.

El terreno está listo, lo que pase en los procesos electorales de Coahuila, Nayarit, Estado de México y Veracruz en este año será decisivo para “La Grande”, habrá que ver cómo cambia la geografía, la política y la economía del crimen organizado en estos meses.
 
 
 
  << Regresar || Cambia la geografía del narcotráfico en México (Parte II) Visitas  32 || >> 
Última actualización del sitio: 24-may-2017 07:57 PM