Desarrollo y mantenimiento de sitios en Internet, en Saltillo, Coahuila. México.

   Inicio < Opinión...es < De Rebote < La ‘invulnerabilidad’ de la democracia
 
 
La ‘invulnerabilidad’ de la democracia



   De Rebote
7 de agosto de 2017

La ‘invulnerabilidad’
de la democracia

En un intento por recordar el pasado de México y sus transformaciones el resultado del ejercicio arrojó una variable en común que en diferentes escenarios y por distintos factores permanece como una constante.
Su Independencia, la inestabilidad como nación, las invasiones de las que fue víctima, su versión como imperio, república reformada, su pasado porfirista, el despertar revolucionario, su modernización a través de las instituciones y hasta la llegada de la alternancia democrática, dejan en claro que la crisis política siempre se hace presente.
En palabras del escritor italiano Giuseppe Tomasi di Lampedusa: “Si queremos que todo siga como está, es preciso que todo cambie”. Detrás de este argumento se esconde el orgullo y la justificación de por qué no hay un avance significativo, cuando en la actualidad tenemos una clase política que cree poseer “superpoderes” o algo que los “hace únicos y diferentes” del resto.
Enrique Ochoa Reza dio al clavo este lunes al decir que “el PRI en la pluralidad política es muy fuerte, en la unidad de propósito, el PRI es invencible”, al referirse a su militancia y a la llegada de su Congreso Nacional este próximo 9 de agosto.
El desplante de superioridad para el resto de sus adversarios se tradujo como un intento por mostrar la lealtad con la que el priismo responde a su pasado como partido dominante y a su presente cargado de acusaciones de corrupción. El gesto demuestra que su poderío no se ve afectado frente a que los “íconos” de su renovación son enjuiciados o permanecen prófugos.
Ochoa Reza también aprovechó para dejar en claro que esa “invulnerabilidad” en discurso jura inocencia ante las acusaciones o las resoluciones que evidencian que se rebasaron topes de campaña en la última contienda electoral, incluso que sus promesas de campaña como el salario rosa fueron hechas con buenas intenciones y no con el afán de engañar a la ciudadanía.
Esa invencibilidad que advierte el líder nacional priista también deja entrever que no hay resolución del INE que lo detenga. La arrogancia con la que inició la entrega-recepción en Coahuila o su apelación ante el Trife con facturas para salvar la legitimidad de Miguel Ángel Riquelme como gobernador electo demuestra que el partido “dará la batalla”.
Esto no quiere decir que el pecado de la soberbia reine únicamente en ese partido. El PAN no se queda atrás con el señalamiento de una anulación y donde su candidato también rebasó el tope de campaña. A la par de esto, el Congreso del Estado -de mayoría priista- ordenó agilizar las investigaciones en contra de Guillermo Anaya por distintas irregularidades en la elección.
Si a eso le sumamos la desbandada de perredistas para irse con Morena y los intentos del partido del “sol azteca” de mantener el poder y competir en la Ciudad de México en alianza con los blanquiazules, queda claro que los partidos políticos juegan a sentirse “invencibles” y hacen distintos movimientos para asegurar su permanencia en la repartición de miles de millones de pesos. Esa es la verdadera meta, “que no les den, que los dejen estar donde hay”.
El panorama de los próximos meses será determinante para Coahuila, que tendrá que esperar a saber si su gobernador electo hace bien en prepararse para recibir el cargo o si se deberá dejar un gobernador interino al “fast track”, mientras tanto, el resto del país se prepara para hacer historia con su elección y su “invulnerable” democracia, eso sí, siempre con una crisis política a cuestas.
 
 
 
  << Regresar || La ‘invulnerabilidad’ de la democracia Visitas  21 || >> 
Última actualización del sitio: 17-oct-2017 12:24 AM