Desarrollo y mantenimiento de sitios en Internet, en Saltillo, Coahuila. México.

   Inicio < Opinión...es < Jesús Rendón Vallejo. < ‘Buenos días’: para unos malos; para otros, triste realidad
 
 
‘Buenos días’: para unos malos; para otros, triste realidad



   ‘Buenos días’: para unos malos;
para otros, triste realidad

Por “El negativo”

Es tradición o costumbre mañanera, esa de la típica señora barriendo la calle y decirle a todo el transeúnte “buenos días”, tanto como que el otro conteste lo mismo. Así se pasa el mensaje.
En el trabajo, según sea el caso y la confianza, se acompaña con el beso mejillero o el “¿cómo amaneciste?”.
Raro que se encuentre a alguien que le diga “mal” o que conteste “¿y qué tienen de buenos?”. La mayoría prefieren callar si sufren por algo o si tienen un pensamiento que les quita el sueño. La otra salida es “dale gracias a Dios que te regala otro día”, pero ¿dirá esto por ejemplo un enfermo terminal, atado a sondas o con esa terrible enfermedad que no ha podido ser erradicada?
Claro que no quizás lo que desea ya no es otro día igual o peor.
Esta época de la Navidad, es celebrar un aniversario más -sobre lo que la Biblia dice- nació el Salvador, Jesús “el Cristo”, quien vino a pagar por nuestros pecados en la Cruz. Pero, me pregunto, si ya pagó por nuestros pecados, que alguien me explique ¿por qué hay mucho sufrimiento en la tierra? ¿Por qué hay pobreza, hambre, enfermedades y muchos otros males que azotan a la humanidad?
Y no contentos con esto tenemos el azote de la naturaleza con temblores, huracanes, tsunamis, fríos congelantes o calores agobiantes. ¿Dónde está ese paraíso prometido si ya pagaron por nuestros pecados? ¡¿Qué no debería de ser El Paraíso aquí en la Tierra?!
Se han dispersado las religiones, la ventaja es que todas tienen el mismo Dios interpretado de diferentes maneras. Todas aseguran que la de ellos es la verdadera, por lo pronto la felicidad del hombre es una búsqueda que no tiene fin y de ser así, en este mundo es pasajera.
Nada es perfecto, quizás hasta aburrida podría ser la vida sin problemas. La niñez es muy corta, lo mismo la juventud, la vejez se alarga más y por ende es más “dolorosa”, pasas desapercibido como sombra por donde quiera que andes, lo único que puede valer es tu dinero si es que lo tienes. Pocos -o nadie- escuchan tus consejos, ya no es tiempo de andar lidiando con problemas de ningún tipo. Una taza de café y una pieza de pan son más que suficiente por el momento para acompañar esos “buenos días” que se te desean.
Nos pregonaron que era suficiente “casa, vestido y sustento”, ¿cierto? Ah, pero como cuesta tener estas tres cosas, y más esta última. Todo cada vez es más caro, estamos en un invierno que cala más, y viene lo peor.
Se habrá de pensar “pero qué viejo tan pesimista, si el día está a toda madre”, uno con tequila, unas chelas, musiquita y las monas platicando; llega la convivencia con el intercambio de regalos, los tamales, las frases de consolación. Cada quien ve las cosas según el cristal con que se miren, diría el viejo “no la chinguen cierra la puerta, hace mucho frio”. Abur.
 
 
 
  << Regresar || ‘Buenos días’: para unos malos; para otros, triste realidad Visitas  14 || >> 
Última actualización del sitio: 12-ene-2018 05:04 PM