Desarrollo y mantenimiento de sitios en Internet, en Saltillo, Coahuila. México.

   Inicio < Opinión...es < Jesús R. Cedillo < El despertar del amor y deseo en Ana Frank 1
 
 
El despertar del amor y deseo en Ana Frank 1



   Jesús R. Cedillo

A finales de 2017, se cumplieron 70 años de la publicación del “Diario” de una niña de 13 años y encerrada dos (junto con su familia y otros judíos) en lo que ella bautizó como “La casa de atrás.” Un diario de una niña de 13 años llamada Ana Frank (1929-1945. Niña-adolescente emblema del holocausto judío y víctima de la Segunda Guerra Mundial). Dos años estuvieron encerradas ocho personas en un edificio en Holanda, con miras a no ser detenidos por los nazis y ser liquidados.
Usted lo sabe: invadida Holanda por las tropas nazis, la familia de origen judío y de Alemania, los Frank, comerciantes en su origen, quienes huían ya de la masacre, se establecen en Ámsterdam. Donde no tardarían en ser alcanzados pro la barbarie. En el edificio donde el padre de Ana Frank, Otto Frank, tenía sus oficinas, éste habilita la parte trasera como escondite para salvarse de la Gestapo. Ocho personas en total estuvieron encerradas en la “Casa de atrás” de junio de 1942 a agosto de 1944. En este espacio claustrofóbico, miserable y precario, comiendo alimentos podridos y respirando aires malsanos, una niña de 13 años recibe como regalo de cumpleaños un diario de tapas rojas y blancas el cual se convertiría en un testimonio de coraje, una vocación de vida, un reflejo fiel de los horrores de la Segunda Guerra Mundial; pero también, la introspección, ideas, avatares y vocación de una niña/adolescente obligada a madurar de una manera ruda y brutal.
“Sé que soy una mujer. Una mujer con fuerza interior y un montón de coraje.” Reza en una de sus entradas el diario. Este tipo de palabras y discurso de esperanza y libertad, se lee en muchas de sus páginas… sólo para encontrarnos en sus siguientes entradas y días, con textos descorazonadores donde abundan los duelos y quebrantos, los problemas, la amargura como termómetro y al final, la negrura de la noche. Una noche eterna. Escribe Ana Frank: “Porque en su base más profunda, la juventud es más solitaria que la vejez.” Dice ella, que leyó dicha frase en algún lado, pero bajo su reescritura la línea duele en el alma. Y lo anterior es lo que pasa en Coahuila: los suicidios de jóvenes quienes no ven futuro ni esperanza.
Tengo dos o tres ediciones del “Diario”, tal vez la más completa, con una guía de estudio y notas, la preparada por editorial Random House Mondadori (Barcelona) en traducción de Diego J. Puls. Y es que usted lo sabe lector, al día de hoy hay tres versiones de dicho diario: una versión “A”, la que circuló por años, pero ésta fue armada por mano del padre de Ana Frank, Otto, quien editó dicho material. Es decir, suprimió aquellos pasajes donde la infanta Ana recelaba de su madre, con la cual no tenía una buena relación debido a su periodo de entrada a la adolescencia y también, fueron eliminados párrafos donde Ana descubría su cuerpo y a la par, el nacimiento del deseo, del sexo, del amor y todos los sentimientos contradictorios que se presentan con ello. Esta versión circuló por años. Hacia los años ochenta del siglo pasado, salió a la luz pública otra versión, donde se incorporaban dichos párrafos en su momento censurados por el padre. Hay también partes reescritas por la misma Ana Frank la cual y en su momento, pensaba ya seriamente en que al momento de salir vivos del exterminio y liquidada la Segunda Guerra Mundial, publicaría el “Diario” como libro.
Una tercera versión, una versión “C”, digamos, contiene fragmentos que se han ido incorporando debido a hallazgos de papales sueltos, notas o de plano, como en 1998, aparecieron cinco páginas del diario desconocidas hasta ese momento. La edición que tengo y de la cual le he escrito arriba la ficha es la auspiciada por la “Anne Frank Fonds (AFF)” fundada por Otto Frank, quien murió en 1988. Y es importante la edición, por lo arriba escrito también: tener la edición completa y sin mutilar del diario. “A los jóvenes nos resulta doblemente difícil conservar nuestros opiniones en unos tiempos en que se destruye y aplasta cualquier idealismo…” escribe con impresionante madurez la infanta/adolescente Ana Frank. En próxima entrega abordaremos específicamente el nacimiento y conocimiento del sexo, el deseo y amor en esta niña/mujer, esos párrafos que en su momento, han sido censurados en ediciones alrededor del mundo (los EU a la cabeza, puf).
 
 
 
  << Regresar || El despertar del amor y deseo en Ana Frank 1 Visitas  49 || >> 
Última actualización del sitio: 12-ene-2018 05:04 PM